Kuspit
¿QUÉ
HACER?
Tweet Compartir
Compartir

TESLA: el carro favorito de los osos polares

Seguro que sabes qué es un Ford Mustang, o un Charger, o un vocho… Pero ¿Sabes lo que es un TESLA? El futuro ya está aquí.

México D.F. a 17-11-2012

Si no sabes quién es Elon Musk… pues tampoco pasa nada. Musk es uno de los fundadores de PayPal (¿ya te suena?), y es el tipo que quiere privatizar la exploración espacial con SpaceX, implantar la energía solar en Estados Unidos (SolarCity) y revolucionar la fabricación de automóviles con TESLA Motors. Pues bien, a este travieso sudafricano que vive en Palo Alto (California), que vendió primer programa de software cuando tenía 12 años, y que se escapó de su país natal para no hacer el servicio militar y verse obligado a reprimir a los negros quiere romper las cadenas de la vieja, rígida y contaminante industria de la automición. Tiembla Detroit.

Una startup es, por definición, una empresa disruptiva. Y TESLA sin duda lo es.

Su producto: un coche eléctrico capaz de recorrer 350 kilómetros sin detenerse en busca de un contacto para cargarse. Y no creas que es un coche lento: el TESLA Roadster acelera de 0 a 100 Km/h en 3.9 segundos. Más rápido que un Ferrari. Es un poco caro, eso sí: cerca de 100,000 dólares. Pero ya hay un modelo sedán, el TESLA S, que cuesta 49,900 dólares (con incentivos fiscales incluidos). Un Toyota Prius sencillito cuesta algo más de 410,000 pesos, pero siempre tendrás que ponerle gasolina. EL TESLA es totalmente eléctrico, se carga en una hora, y no tendrás que ir a una gas nunca más. Puedes obtener media carga en media hora, y como dueño de uno de estos coches, la recarga es totalmente gratis si vas a alguna de sus estaciones exclusivas de California. No ma…

Pero, ¿por qué TESLA es disruptiva, y por qué los dinosaurios de Detroit le prestan tanta atención?

En primer lugar, TESLA quiere diseñar, producir, vender y reparar sus propios carros. Primer pecado. ¿Eliminar a las agencias? O lo que es lo mismo, eliminar a los intermediarios… Un clásico de Sillicon Valley.

Segundo “pecadito”: no producirán cientos de miles de carros para llevarlos de forma masiva al mercado, a un precio bajo. TESLA produjo una primera remesa de algunos miles de Roadsters, y los vendió a una banda de jóvenes millonarios, adictos a la tecnología y con conciencia ecológica. Son los "early adopters". Estos tipos suelen recibir un producto antes que nadie, normalmente en condiciones ventajosas, y sirven como “apóstoles” del producto y muchas veces como conejillos de indias para mejorar el producto. Es un método típico en el sector de la tecnología, pero totalmente extraño en la automoción.

Tercera herejía: vender carros como si fueran iPods, o cafés de Starbucks. Musk ha expresado en más de una ocasión su admiración por ambas marcas, y su afán por proporcionar experiencias de compra placenteras, más que por vender sí o sí. Por eso las tiendas de TESLA son especiales.

Cuarto intento por ir al infierno de los carros: ¡Quieren regalar la electricidad! Si no has oído hablar de un libro llamado “The Long Tail: Why the Future of Business Is Selling Less of More”, no te preocupes. La semana que viene te hablaremos más de el mismo. Mientras tan solo quédate con que Amazon, Apple, Yahoo! y otras emplean esta técnica de marketing para llegar a su mercado. O sea, de nuevo TESLA aplica las enseñanzas de Sillicon Valley al inflexible mundo de Detroit. La empresa ha creado una red de estaciones de carga que captan la energía del sol con placas solares, y la almacenan hasta que llega un carro TESLA. Estas estaciones están en zonas comerciales, o junto a restaurantes, para hacer que la espera de media hora para realizar media carga sea más placentera. Musk cree que los centros comerciales acabarán construyendo estas estaciones de carga, ofreciendo gratis la electricidad para atraer a clientes.

Y para terminar: un detalle más. TESLA es la primera empresa fabricante de carros en lanzar una IPO en la bolsa de Nueva York, desde que Ford se hiciera pública a mediados de los años 50. Puede que desde que fue creada, hace dos años, haya arrastrado una pérdida recurrente importante, pero el dinero es algo que, en principio, importa poco en una startup de Sillicon Valley. Lo importante es cambiar el mundo.

(Pero por si acaso, un dato. Hoy la acción de TESLA ha cerrado con un 3.31% de ganancia. Ford ha perdido un 0.6%. Tiembla Detroit…).

 

Elon Musk: “¿Será este tipo el demonio?”… Se preguntan en Detroit.

 

 

 

Artículos Relacionados

México D.F. a 22-10-2013
Cuando solo tienes una oportunidad
México D.F. a 21-10-2013
La pregunta de siempre: ¿qué trae Apple?
México D.F. a 19-09-2013
25,000 millones de pesos en operaciones
Consulta más contenido
Temas de interes

A continuación ingresa tu correo electrónico y contraseña por favor: